El branding es una oportunidad de oro para tocar la fibra de tus potenciales clientes. Sin recurrir a dramatismos innecesarios y siempre en positivo, mejorar la experiencia del usuario y ayudarle a identificarse con la marca de manera emocional ayudará a mejorar su visión y vinculación a la misma, contribuyendo a que se identifique más con ella y mejore su fidelidad.

CONOCE BIEN A TU CLIENTE IDEAL PARA EMPATIZAR CON ÉL Y CREAR UNA BUENA IDENTIDAD DE MARCA

Conocer a tu cliente ideal a fondo es clave para poder llegar a empatizar con él y ofrecerle exactamente lo que desea o necesita. Construir una identidad de marca acorde con el lenguaje y gusto del cliente al que quieres llegar es esencial para que este manifieste interés por la marca, se emocione con ella y sienta apego a la misma y a lo que transmite.

Por ello, tanto el estudio del cliente como de la identidad de marca son dos puntos de gran relevancia. Pero no vale con un buen branding inicial si posteriormente tus mensajes son incoherentes con la estrategia y causan confusión en el público. Mantener una misma línea es necesario si quieres que este mantenga el interés.

CUENTA UNA HISTORIA QUE APELE A UN ESTILO DE VIDA O A DETERMINADAS EMOCIONES

Al público le encantan las historias. Sobre todo si le emocionan. Marcas de éxito lo saben bien y sin caer en la sensiblería cuentan su historia, haciendo que este se identifique con un estilo de vida o determinadas sensaciones.

Por ejemplo, el estilo de RayBan, de Harley Davidson o de Chanel Nº5. Todos tienen una historia sobre el origen de la marca con la que un determinado tipo de público se puede identificar y apela a un estilo de vida que quiere alcanzar. La clase, autenticidad y estilo que transmite  Ray Ban, la pasión por la velocidad, la libertad y la vida bajo tus propias reglas con las que se identifica Harley Davidson o la elegancia, la coquetería y el lujo de Chanel Nº5 llegan al público y le hace querer ser partícipes de esa emoción.

Tu marca con el adecuado trabajo de branding también puede emocionar a sus potenciales clientes.

TRABAJA SIEMPRE EL MENSAJE DE TU MARCA DE FORMA COHERENTE

Todos los mensajes publicitarios, de marketing o en las redes sociales de tu marcas deben ser coherentes con  con su identidad y el estilo de vida que deseas transmitir. Una marca que habla de romper las reglas y del vanguardismo, es incoherente con mensajes hogareños y retros, y viceversa.

Eslóganes, fotografías, mensajes, el logo, anuncios, publicaciones en las redes sociales corporativas… siempre deben ser coherentes con el trabajo de branding realizado para diseñar la identidad de marca.

TOCA LA FIBRA SENSIBLE DEL PÚBLICO

Emocionar vende. Pero no de cualquier manera, siempre en positivo, sin dramatismos innecesarios. No es un mito; los vídeos de gatitos y los bebés emocionan, pero quizá no tengan ningún sentido con tu marca. Define las emociones que tienen coherencia con la misma.

Partiendo de este conocimiento podrás diseñar eslóganes e implementar acciones que emocionen a tus clientes y les empujen a preferir tu marca por encima de la de la competencia, incluso si en teoría sus condiciones son más ventajosas (por ejemplo, si tienen un menor precio).

Actualmente emocionar a los clientes es clave para mejorar las ventas por impulso.  Pero, sobre todo, para mejorar la vinculación y la fidelidad de la clientela hacia la marca. Y el branding es clave para lograr esa emoción.