Los días 10 y 11 de abril se celebró el Innovation Finance Congress en Kinépolis, Madrid. Un congreso en el que se dan cita los profesionales de la industria financiera para hablar acerca de cómo los bancos y las entidades tecnologicas financieras (Fintechs) ocupan una posición privilegiada para utilizar la transformación digital a su favor, a pesar de la creciente regulación, la competencia y las nuevas exigencias de los clientes. Además, hemos comprobado cómo año tras año la financiación al consumo cuenta con nuevos players, alianzas estratégicas y novedades al alcance de todos.

Rubén Díaz, Development Product & Blockchain Manager de DIGITEL TS, fue el moderador de la mesa debate sobre Blockchain. Una mesa redonda que reunió a Alberto G. Toribio, Innovation & Blockchain de BANKIA; Pablo Ruíz Correa, Head of Digital Innovation de LIBERBANK; y Ramón Pájaro, Innovation Blockchain Project Manager de SANTANDER, en un diálogo sobre las ventajas y oportunidades que ofrece el Blockchain al sistema financiero.

Los profesionales debatieron sobre de tres puntos clave.

En primer lugar, se hablo acerca de los retos que ha supuesto la adopción de Blockchain. Ramón Pájaro apuntaba que los retos actuales para el Banco Santander es llevar a producción los nuevos proyectos, se ha acabado el tiempo de las PoC y se debe demostrar el potencial real de esta tecnología. Por ello, se enfrentan en su compañía a varios retos, como son la seguridad, la resiliencia, la escalabilidad y la integración entre redes (interoperabilidad).

Por su parte, Pablo Ruiz destacaba la oportunidad que aporta a los bancos esta tecnología para desarrollar nuevos modelos de negocio de una manera diferente. Comentaba el ejemplo de servicios que ofrecen desde LIBERBANK para sectores como salud o gaming, que antes sin la tecnología Blockchain era impensable entrar.

Alberto G.Toribio, comentó que uno de los retos para su compañía fue la generación de nuevos mercados, para lo que es preciso entender las oportunidades para generar nuevos modelos de negocio.

Todos ellos apuntaban el reto regulatorio que supone esta tecnología, donde es importante establecer un marco legal sobre la naturaleza jurídica o sobre el reconocimiento de la cadena de bloque.

Otro de los puntos en los que se hizo hincapié, fue el impacto que supone la adopción de Blockchain en las compañías, ya que abre un mundo de oportunidades comerciales eficaz, seguro, económico e internacional. Esta tecnología está abriendo nuevas oportunidades de mercado, pero indicaron que la implementación es lenta, ya que supone un gran nivel de aprendizaje antes de integrarla en los procesos para su explotación.

Por último, comentaron las expectativas que la sociedad tiene en cuanto al uso de esta tecnología y los nuevos servicios generados a partir de ella. Ramón Pájaro señaló que la sociedad apenas percibe el uso del Blockchain en los servicios financieros, es más un trabajo de las compañías para la automatización de procesos, por ejemplo, para mejorar los sistemas de liquidez económica. Por otro lado, Pablo Ruiz, apuntaba que las expectativas de la sociedad son altas, lo que les motiva a buscar otros servicios, generados a partir de colaboración en consorcios. Además de, seguir siendo validador desde punto vista de la confianza en la relación con clientes por distintos canales. Aprovechando onboarding físico, Liberbank indicó que pretende postularse como entidad generadora de identidad digital. Alberto G.Toribio, puso énfasis a la prestación de nuevos servicios financieros para la sociedad, como son la gestión de tesorería basada en Blockchain ó la emisión de deuda mediante la representación en criptoactivos (token).

En resumen, ahondaron en la exploración de los 3 puntos que a toda organización le preocupan hoy en día (retos, impacto y expectativas), donde se dejó claro que era el momento de intentar dejar atrás los POC’s (proof of concepts) y empezar a productivizar esta tecnología, sabiendo que no es válida para todo, y que de cara al usuario final va a ser transparente (se apreciará como una aplicación Web más).

Además, toma relevancia el tema de los consorcios, porque toda la parte regulatoria está aún sin definir, y ellos pueden ser un buen orquestador para conseguir avances significativos.