El evento deportivo como palanca para multiplicar la visibilidad de una marca

El marketing deportivo representa un enorme escenario donde las marcas actúan como grandes estrellas delante de su target. Cada una cuenta con su espacio perfectamente definido y pone sobre las tablas sus mejores argumentos para construir un hilo conductor, que le acerque a sus objetivos de una forma natural y limpia. El sports marketing es el mejor vehículo, en cualquiera de sus variantes, para potenciar la visibilidad de las compañías que deciden enfocar su estrategia en este sector.

El vínculo entre la marca y el cliente final es tan directo, que cada compañía busca su nicho en el deporte que más se ajusta a sus valores, a su cultura empresarial. Y en este ámbito, los eventos deportivos se han constituido como una enorme palanca que multiplica la visibilidad de las firmas que forman parte de su ecosistema. En este sentido, el branding ha evolucionado de una forma sobresaliente y las activaciones dinámicas han arrinconado a la presencia del logo estático sin más. Las empresas que invierten en deporte huyen de la mancha publicitaria como la conocíamos hace unos años y ahora buscan que su emblema cale en su público objetivo de una forma experiencial.

El sports marketing se reinventa cada día para poner todo su potencial al servicio de las marcas. El evento tiene ahora un componente social que ha permitido a las compañías dar el salto de lo físico a lo digital, lo que facilita que el impacto atraviese la frontera territorial en la que se circunscribe la acción. El engagement se ha convertido en un pilar fundamental dentro del marketing deportivo, en todas sus aristas.

Cada vez es más frecuente que las marcas traten de buscar su propio espacio dentro del deporte. Lo hace el Banco Santander con su patrocinio global en LaLiga y la Champions, Endesa con la Liga ACB u otras firmas que se posicionan en la disciplina que más encaja con sus valores. También es habitual que las compañías construyan proyectos a medida, que hacen suyos desde el origen, y que les genera una enorme notoriedad. Red Bull es líder a nivel mundial en este espacio e invierte en productos diferenciales donde su sello aparece en exclusiva. Estrella Damm en el pádel representa otro buen ejemplo de cómo una firma se posiciona en un deporte que aglutina a buena parte de su público objetivo, si bien la cervecera también extiende sus redes en otras disciplinas como el tenis, el fútbol o los eventos culturales.

El gran reto del marketing deportivo reside en ampliar el ciclo de vida que tiene cualquier marca dentro de una disciplina. La clave para que una compañía mantenga su compromiso reside en que el retorno dibuje una curva ascendente que cada año rompa su techo con innovación y creatividad, dos ingredientes vitales en el posicionamiento de las empresas dentro del sports marketing. Esta constante evolución y la generación de retos originales que conecten con la audiencia e incluso capten nuevos adeptos marcará el futuro de un sector que mantiene un crecimiento imparable desde hace más de una década.

 

2018-12-07T12:17:04+00:00diciembre 7th, 2018|Tags: , , , |0 Comments

Leave A Comment

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia como usuario. Haciendo click en cualquier enlace de esta página nos darías consentimiento para el uso de cookies en este sitio web. Ok