El entorno cambiante de los mercados en los que nos movemos afecta de forma directa a los modelos de comunicación y relación con el cliente. Ligado a esta realidad surge el concepto de Field Marketing. Se trata de una corriente del marketing tradicional que aboga por una interacción directa entre vendedor y consumidor. Para ello cuenta con dos potentes aliados: el marketing experiencial y el street marketing.

En este entorno globalizado las empresas pugnan por mejorar su posicionamiento comercial y, en muchos casos, apuestan (con acierto) por poner en manos de profesionales sus servicios de atención al cliente para ofrecer servicios integrales.

El Field Marketing integra prácticas de atención telefónica, presencial, promociones en puntos de venta e incluso la gestión del propio negocio o punto de venta. Acciones, todas ellas, sustentadas en la interacción directa con los clientes. Este tipo de marketing requiere un trabajo previo basado en la experiencia y el know how de las empresas proveedoras de este servicio, un hecho que no hace sino impulsar esta tendencia. En MADISON tenemos una línea de negocio de BPO Contact Center especializada en esta materia.

¿Objetivo? Mejorar en imagen y posicionamiento

El Field Marketing busca la cercanía con el cliente a través de una interacción directa y personalizada, ágil y amable. Persigue situar la experiencia de cliente en el centro de la estrategia para mejorar la imagen de marca generando impresiones y recuerdos agradables de su firma.

Pero, ¿cómo se consigue? Un paso importante es modernizar y digitalizar los procesos y herramientas de backoffice para optimizar su eficiencia e impacto en el negocio, mejorando y personalizando la experiencia de cada cliente.

Para lograrlo, empresas como MADISON cuentan con un equipo humano altamente cualificado, experto en generar estrategias y comunicarse con los clientes de forma eficaz, en la búsqueda por lograr un incremento de los beneficios y mejorar la reputación de marca.

La profesionalización de estos perfiles es una de las características más representativas del Field Marketing a la hora de evitar la indiferencia del consumidor hacia una marca, en un mundo globalizado donde la avalancha de mensajes por parte de la competencia genera complejidad y distancia. La tendencia al alza de esta corriente es externalizar servicios en la escalada hacia la cima en materia reputacional y de satisfacción del cliente.

Un giro al marketing tradicional

Aunque lo que aquí afirmamos no es ningún ‘descubrimiento histórico’ lo cierto es que, en un entorno cada vez más virtual, repleto de intoxicación publicitaria, la clave para destacar es apostar por la personalización y la cercanía en las campañas. Y una buena estrategia de Field Marketing puede hacer que una marca destaque frente a la competencia en esta guerra a cierto abierto de precios y marcas que libramos. Recuerda: reforzar el vínculo entre empresa y cliente es imprescindible para destacar sobre el resto. Y qué mejor forma de hacerlo que apoyado por los mejores profesionales en la materia.