En los últimos años el concepto de neuromarketing va ganando mucha fuerza en la organización de eventos. Se trata de un paquete de técnicas y estrategias que buscan modificar el comportamiento de los asistentes e invitados con el objetivo de motivarlos. Dos herramientas claves de las que se sirve el neuromarketing son las emociones y los sentimientos, ambos presentes en el mundo de los eventos.

Si algo está claro es que la percepción que tienen los asistentes a un evento del desarrollo del mismo, y por ende de tu marca, es clave y depende (en gran medida) de las sensaciones que experimentan a lo largo del mismo. Por eso, debemos luchar por generar inputs positivos que les lleven a la meta u objetivo final del evento.

Hace unos meses en MADISON Agency desarrollamos para un cliente un evento en función de sus necesidades que enlaza el neuromarketing con la innovación. El objetivo principal era modificar su posicionamiento y la visión que su target tenía de la compañía: necesitaban pasar de ser una ETT a una consultora de RRHH especializada. Querían contar con las universidades como prescriptores, y para ello era necesario trabajar ese posicionamiento y reforzar sus valores de marca. Desde MADISON elaboramos un estudio de situación y les propusimos llegar a los universitarios a través de una experiencia totalmente alineada con sus verdaderas motivaciones.

El resultado fue una campaña roadshow con acciones de neuromarketing que recorrió nueve universidades, llegó a más de 3.000 universitarios y generó más de 1,5 millones de impactos en los canales donde se desarrollaba la comunicación (RRSS, medios segmentados, etc.).

La propuesta tecnológica consistía en percibir a través de un sistema de sensorización la respuesta de los asistentes ante distintos estímulos visuales. A través de cinco preguntas y tres vídeos motivamos respuestas emocionales en el público que, más tarde, nos permitieron trazar el perfil profesional y el personal de cada estudiante, trasladándoles una imagen diferente de la empresa, muy vinculada a la innovación y a la tecnología, y sobre todo, centrada en ayudarles a conseguir algunas de su aspiraciones y necesidades.

Otro proyecto de los proyectos que desarrollamos con acciones de neuromarketing fue el stand de Castilla y León en FITUR. Para este evento propusimos la implantación de un dispositivo de medición de ondas cerebrales. Queríamos medir las diferentes ondas ante determinados estímulos: degustación de vino, quesos, etc. A tiempo real, los resultados aparecían en pantallas permitiendo inferir el “nivel de placer» experimentado a través del grado de atención, meditación…etc.

Comprender todo lo que está detrás de la mente de los asistentes nos ayuda a desarrollar las mejores estrategias y seleccionar las herramientas adecuadas para nuestro objetivo final. Te contamos 5 principios básicos de una buena estrategia de neuromarketing:

  1. Sencillez: haz de tu evento algo sencillo. Menos es más.
  2. Reciprocidad: da para recibir.
  3. Unidad: genera una identidad compartida entre tu marca y tus invitados
  4. Implicación: muestra interés por tus invitados y las sensaciones que están percibiendo de tu evento.
  5. Agradecimiento: porque como dice el refrán “es de bien nacido, ser agradecido”.