La organización de eventos en Navidad es un momento perfecto para tener un detalle con tus empleados. Como ya hemos mencionado en anteriores post de este blog, siempre que organices un evento debes tener muy claro el objetivo. En el caso de las cenas de Navidad o los últimos encuentros empresariales del año, dar las gracias siempre tiene que estar entre esos objetivos.

Los empleados han hecho muchos esfuerzos durante al año, ¡ahora es el momento de agradecérselo!

Existen diferentes formas de dar las gracias, y aunque estemos hablando del ámbito empresarial, no siempre tiene que ser de manera económica. La Navidad también son un buen momento para reflejar tus valores corporativos, no solo en los eventos que organices, sino también con los gestos que tengas con tus empleados.

No olvides que un regalo o un acto cariñoso dice mucho de quien lo recibe, pero mucho más de quien lo regala. Es por ello que estas acciones no pueden surgir de forma improvisada sino que deben estar en tu planificación anual y ser acordes con tu comunicación corporativa.

A pocos días de terminar el año, en plenas Navidades y con la calendarización del 2019 a la vuelta de la esquina, hoy te proponemos una serie de acciones que no puedes pasar por alto para dar las gracias a tus empleados.

No te preocupes si este año se te escapó algún detalle. Lo positivo de empezar de nuevo es que tenemos nuevas oportunidades para mejorar:

  • La cena de Navidad. Es el evento navideño más popular en las empresas y aunque a veces se presenta como un compromiso, no te atrevas a saltártelo. A los empleados les gusta brindar con sus compañeros en un ambiente diferente a de la oficina.

 

  • La cesta de Navidad. Es uno de los detalles más esperados por los trabajadores. No hace falta que el coste de esta sea muy elevado y todo el mundo agradece llegar un día a casa con las manos llenas. Incluso puedes provechar y organizar un pequeño evento interno para repartirla.

 

  • El amigo invisible. Esta puede ser una alternativa perfecta si tu presupuesto no te permite desembolsar una cantidad elevada de dinero para una cesta por empleado.

 

  • La felicitación de Navidad. Con las nuevas tecnologías los christmas navideños que se enviaban por correo postal pasaron a un segundo plano. ¡Atrévete a recuperar las tradiciones! Eso sí, ¡personalizados! No estropees un detalle como este con un “estimado amigo/a”. Con el nombre basta, sin más formalismos (salvo que por protocolo sea necesario), pero dirígete a tu equipo de forma cercana y agradable.

 

  • Un video resumen. El evento de Navidad es un momento perfecto para reproducirlo. En menos de 5 minutos condensa lo que ha sido el año para todos, destaca los logros y agradece su esfuerzo diario. Demuestra que sois un equipo.

 

  • Premios en diferentes categorías. Otra forma diferente de tener un detalle con tus empleados es organizando una “competición” en la que se premie a distintos trabajadores por sus logros alcanzados durante el año. De esta forma, también estarás reconociendo de forma pública su trabajo.

 

Por último, elijas la opción que elijas ten en cuenta lo siguiente:

 

  • Da las gracias: el objetivo principal del regalo corporativo es dar las gracias, así que no cometas el error de intentar acompañar el detalle con algún mensaje comercial.

 

  • Destaca tu marca, pero sin pasarte: a poca gente le gusta ser una valla publicitaria andante, así que intenta que tu marca esté presente en el regalo pero sin ser la protagonista. Sólo así conseguirás que se utilice.

 

La Navidad es una época para disfrutar y el trabajo es un lugar que no puede quedar al margen de estas fiestas. Si sigues todos estos consejos tus empleados te lo agradecerán ¡No pierdas la oportunidad de dar las gracias a tu equipo y empezar el año con muy buen sabor de boca!