Internet de las Cosas y la satisfacción del cliente

En un momento en el que la experiencia de usuario está vinculada a Internet de forma continua, el Internet de las Cosas o IoT (Internet of Things) está entrando con fuerza. Con todos los objetos conectados a la red (no solo la tecnología, léase smartphones o smartwatches, sino también los electrodomésticos y el resto de elementos del hogar), el Internet de las Cosas ha comenzado a formar parte de la innovación tecnológica que estamos viviendo.

Una revolución que está permitiendo a los usuarios estar constantemente conectados pero, a la vez, proporcionar una ingente cantidad de datos y hábitos de consumos a las marcas, de tal manera que las compañías se están dando cuenta de que instalar el IoT al servicio de sus estrategias de negocio les puede ayudar a tomar decisiones más precisas.

Esta  tecnología permite rastrear y monitorear sus productos utilizados por el usuario final, por lo que es posible disponer en tiempo real de la información sobre sus clientes y, por ende, ser capaces de mejorar sus productos, su servicio o la manera de relacionarse con sus usuarios, además de la posibilidad de ofrecer una experiencia de compra mucho más personalizada y concreta, debido a que los e-commerce y e-business serán capaces de poner en marcha campañas más específicas para cada usuario, más afines a sus intereses y necesidades.

A su vez, gracias a que los dispositivos conectados a Internet dejan “huellas detalladas” respecto a los gustos y hábitos de consumo de los clientes, tanto actuales como potenciales, las compañías tendrán en su mano la capacidad de fidelizarlos y ofrecerles productos siempre novedosos. Todo ello con el foco puesto en satisfacer las demandas generadas para que esos clientes vuelvan a visitarles.

En este sentido, debido, entre otros aspectos, al crecimiento de la información, el surgimiento y auge de diversas formas de entretenimiento y la optimización de los servicios, los beneficios del IoT parecen claros. No solo en lo que respecta a las oportunidades de negocio, con el desarrollo de apps y la demanda de hardware y software, sino que cualquier sector puede aprovechar la transformación digital que se está produciendo en el mercado para lanzar y potenciar su oferta de productos y servicios. De ahí que el reto para las empresas se encuentre en su capacidad de crecer al mismo ritmo que crece la tecnología y aprovechar que las personas están conectadas entre sí y con las máquinas para cuidar de los clientes y generar fidelidad en ellos.

IOT, POR Y PARA EL CLIENTE

A continuación enumeramos algunos pasos que pueden ayudar a las organizaciones en su fidelización al cliente gracias al IoT:

  • Implementar soluciones basadas en IoT para un producto o una línea de productos, lo que proporcionará datos sólidos para saber el impacto en todo el negocio.
  • Revisar en qué productos y/o servicios puede ser de mayor utilidad habilitar IoT.
  • La creación de una base sólida de IoT servirá para conocer, exactamente, qué se necesita para administrar, de forma eficiente, el flujo torrencial de datos.
  • Utilizar los datos recabados puede valer para calcular el impacto financiero del IoT en los determinados productos y servicios.

Por último destacar que la implementación del Internet de las Cosas y el análisis de los datos proporcionados por los clientes va a permitir a la compañía identificar tanto debilidades técnicas como necesidades del cliente, de cara al diseño del siguiente producto.

2018-10-17T16:15:41+00:00septiembre 27th, 2018|0 Comments

Leave A Comment

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia como usuario. Haciendo click en cualquier enlace de esta página nos darías consentimiento para el uso de cookies en este sitio web. Ok