Marketing Deportivo o cómo conectar con la pasión del público

Las marcas no buscan solo vender sino también enamorar. Las nuevas tecnologías y, sobre todo, las redes sociales han permitido que las empresas se acerquen de un modo menos intrusivo a su público objetivo para crear relaciones cercanas y duraderas.

Este vínculo se consigue conectando a través de los sentimientos y las emociones. No cometas el error de trabajar aquello banal o provocar la lagrimita a todo costa. Nos referimos a diseñar estrategias marketinianas con las que empatizar e identificarse.

Entender y conocer a los consumidores es muy importante. El branding emocional se ha convertido en una pieza clave para despertar el deseo de compra, marcado por un componente claramente sentimental dejando a un lado el elemento racional. Es justamente en este aspecto donde el sports marketing ha sabido sacar partido y avanzar paulatinamente durante los últimos años.

Todo empezó con una frase, Just do it, y una persona, Philip Knight, el cofundador de Nike que supo llevar la industria del deporte a otro nivel, convirtiendo a los atletas en auténticas estrellas mediáticas, conectando con la audiencia y a la vez reforzando el mensaje y la imagen de la marca.

Desde entonces la estela de Knight ha sido imparable y, sin ir más lejos, el año pasado esta área del marketing consiguió mover más de 63.000 millones de dólares en el mundo según recoge la EAE Business School.

En el terreno de juego no hay fórmulas secretas, pero sí trabajo y sentimientos alrededor de vitoreos por parte de fans entregados con su equipo. Vincular tu marca al deporte tiene muchas ventajas, pero también implica tener muy claro dónde encontrar a tu comunidad y qué valores quieres transmitir para construir un mensaje coherente en todo momento.

 

CÓMO DESPERTAR LA PASIÓN CON EL MARKETING DEPORTIVO

  1. Crea mensajes inspiracionales: estudia qué tienen en común tus productos y/o servicios y el deporte vinculado para dar respuesta a las necesidades de los consumidores de un modo atractivo y creativo. Nunca engañes pero da rienda suelta a la imaginación para que el público quiera comerse el mundo al ver tu marca.
  1. Genera experiencias personalizadas: la conexión emocional no se basa en dibujar una sonrisa o en provocar la caída de una lágrima. Para despertar la pasión se tiene que profundizar y empatizar con las inquietudes y los sentimientos de la persona. Conocer su nombre y apellido está muy bien, pero preocuparse e influir positivamente es aún mejor.
  1. Construye una narrativa: al principio hemos apuntado que las compañías no quieren solo vender sino también enamorar. El ser humano no cae rendido a los precios pero sí a las historias y más en aquellas que pueden participar y tener un rol activo. La narrativa inmersiva permite difundir un mensaje y unos valores con los que identificarse y comprometerse.
  1. Defiende una causa social: un 55% de los usuarios conectan con las compañías que se preocupan por vivir en un mundo mejor y pasan a la acción formando parte de causas desfavorecidas, según el estudio Customer Thermometer. Este hecho crea un gran sentimiento de pertenencia muy difícil de romper.

 Estas técnicas fidelizarán a tus clientes y los cegarán de amor a través del patrocinio deportivo. Convertirse en una lovemark permite construir una red muy fuerte de embajadores de marca con aficionados incondicionales.

Es tal el nivel de engagement que la audiencia está abierta al upselling y a pagar más por lo que ofreces. La Harvard Business Review define este segmento como clientes completamente conectados.

 

2018-11-09T10:38:43+00:00noviembre 9th, 2018|Tags: , , , |0 Comments

Leave A Comment

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia como usuario. Haciendo click en cualquier enlace de esta página nos darías consentimiento para el uso de cookies en este sitio web. Ok